Miércoles 22.08.2018
Actualizado hace 10min.
TEMAS

    Ya no se requiere autorización de padres para vacunar a niños en las escuelas

    El calendario de vacunación debe implementarse por ley a todos los habitantes del país, esta implementado en la ley 22.909. Es obligatorio y puede haber sanciones para quien no la cumplan.

    COMPARTÍ ESTA NOTA

    En pocas semanas comienza el ciclo escolar, por lo que el Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes de Mendoza informa cómo es la reglamentación del calendario de vacunación escolar hoy en día, ya se está trabajando en la logística y se esperan las vacunas del VPH, cumpliendo con lo programado.

    La directora del Vacunatorio Central, Iris Aguilar expresó: “No hay faltantes, así es la producción todos los años por el calendario escolar. Estamos esperando la llegada de las vacunas provenientes del Ministerio de Salud de la Nación, una vez que la provincia la recibe, la distribuye en base a la población calculada desde el mes de diciembre pasado para ser entregada a cara área”.



    Una vez recibida las vacunas en la provincia, comienza una primera etapa de coordinación entre diferentes organismos como el Ministerio de Salud y la escuela, con su correspondiente programación y posterior notificación a los padres -no necesariamente tiene que volver firmada por ellos- para informarlos sobre el día de vacunación, para que los chicos asistan con el carnet de vacunación o libreta de salud.

    Es importante mencionar que no hace falta consentimiento informado para vacunar, porque en nuestro país las vacunas son obligatorias por ley. A partir de este año no se requiere la autorización de los padres. “El bien colectivo está por encima del derecho individual. Si alguien no se vacuna no solamente se pone en riesgo personal, sino también al resto de la población”, resaltó Aguilar.

    En caso de la negativa de los padres para la vacunación de sus hijos, se le notifica al órgano administrativo local correspondiente, ya que su incumplimiento vulnera el derecho de un niño o adolescente. Si hay algún reparo médico con certificado que lo justifique, no se vacuna.