Lunes 23.07.2018
Actualizado hace 10min.
TEMAS

    Cómo cuidarse de la gripe y otras infecciones respiratorias

    Todos los años, en la época invernal hay más casos de gripe, debido a los virus que circulan. Actualmente, las gripes A (H1 N1) son consideradas enfermedades estacionales, propias de la época. Es fundamental la  vacunación anual contra la gripe y, ante la aparición de los síntomas, ir al médico.

    COMPARTÍ ESTA NOTA

    El Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes de Mendoza brinda algunas recomendaciones para cuidarse de la gripe y de otras afecciones respiratorias.

    Como cada año con la llegada del frío, la gripe reaparece y es normal el aumento de casos. Esta dolencia se transmite por contacto con secreciones de personas infectadas a través de las gotitas que se diseminan al toser o estornudar y de superficies u objetos contaminados con estas secreciones.

    Es muy importante aplicarse anualmente la vacuna antigripal y, ante la presencia de síntomas, consultar rápidamente al médico.

    Además, otros cuidados a tener en cuenta son: al toser o estornudar, cubrirse la boca y la nariz con el brazo, lavarse las manos de forma frecuente, mantener los ambientes limpios y ventilados.



    Así también, la cartera sanitaria hace hincapié en llevar tranquilidad  a la población ante la presencia de casos de la llamada gripe A. El virus de la influenza A (H1N1) –también llamado inicialmente virus de la gripe porcina o  de la nueva gripe– arribó a la Argentina a finales de abril de 2009, y hoy es un virus más de gripe que circula, considerada una enfermedad estacional propia de la época.

    Al respecto, Gonzalo Vera Bello, jefe del departamento de Epidemiología de la Provincia, expresó: “La influenza o llamada gripe A, como todos los años, hace varios meses que está circulando. Hay varios casos en todo el país, y en Mendoza también han aparecido algunos casos pero  no tienen mayor trascendencia. Este nuevo caso no llama la atención. Apareció en General Alvear, es una paciente que apareció por consultorio externo y algún médico pidió una muestra para el diagnóstico y confirmó que era una influenza, pero no tiene mayor trascendencia, la niña está en su domicilio en buen estado”.

    “Pero lo importante es destacar que actualmente la gripe A, la H1 N1 son consideradas enfermedades estacionales, propias de la época, como las amigdalitis, las broncolitis, las neumonías y no necesitan medidas mayores. No obstante, sí es importante asegurar tasas altas de cobertura de vacunación antigripal en la población de riesgo, que es una forma de reducir  el riesgo de enfermedad, complicaciones y muerte”, puntualizo Vera Bello.

    La gripe o influenza

    La gripe o influenza es una enfermedad viral respiratoria muy contagiosa. Por lo general, la mayoría de los afectados se recupera en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico.

    Sin embargo, puede ocasionar graves complicaciones, incluso la muerte, a niños pequeños, adultos mayores, embarazadas y personas con enfermedades o condiciones crónicas, como cardíacas, respiratorias, renales, inmunosupresión, obesidad y diabetes.

    Los principales síntomas de la gripe son fiebre alta (mayor de 38º), dolor de cabeza, decaimiento, tos, dolor de garganta, congestión nasal y dolor muscular. También pueden aparecer síntomas digestivos: náuseas, vómitos y diarrea pero son más comunes en los niños que en los adultos. Estos síntomas suelen aparecer a las 48 horas de efectuado el contagio y la mayoría de los afectados se recuperan en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico.

    Sin embargo, en niños pequeños, personas de edad y personas que padecen otras afecciones crónicas, la infección puede conllevar graves complicaciones, provocar neumonía e incluso causar la muerte.



    Para evitar estos casos, es muy importante aplicarse anualmente la vacuna antigripal y, ante la presencia de síntomas, consultar rápidamente al centro de salud más cercano.

    ¿Quiénes deben aplicarse la vacuna antigripal?

    Los integrantes de los siguientes grupos (que tienen mayor riesgo de sufrir complicaciones por la gripe) deben recibir la vacuna antigripal todos los años:

    –Todos los trabajadores de la salud.

    –Todas las mujeres embarazadas, en cualquier momento de la gestación.

    –Todas las mujeres que tienen bebés menores de 6 meses.

    –Todos los niños entre 6 meses y 24 meses inclusive deben recibir 2 dosis, con un intervalo mínimo de cuatro semanas.

    –Niños y adultos que tienen entre 2 y 64 años con enfermedades crónicas (respiratorias, cardíacas, renales, diabetes, obesidad mórbida), con receta médica. En el caso de los niños de 2 a 8 años inclusive que se vacunan por primera vez contra la gripe, deben recibir 2 dosis con un intervalo mínimo de cuatro semanas.

    –Personas mayores de 65 años.

    Esta vacuna, incorporada a partir de 2011 al Calendario Nacional de Vacunación de los grupos de riesgo para la gripe, se brinda gratuitamente en hospitales y centros de salud públicos de toda la provincia.

    Cuidados para evitar enfermarse y transmitir la gripe

    –Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón.

    –Al toser o estornudar, cubrirse la boca y nariz con un pañuelo descartable o con el ángulo interno del codo.

    –Tirar a la basura los pañuelos descartables inmediatamente después de usarlos.

    –Ventilar los ambientes y permitir la entrada de sol en casas y otros ambientes cerrados.

    –Mantener limpios picaportes y objetos de uso común.

    –No compartir cubiertos ni vasos.

    –Enseñar a los niños a lavarse frecuentemente las manos en la escuela y hogar.

    ¿Qué hacer ante los síntomas de la gripe?

    –Consultar al médico lo antes posible.

    –Permanecer en casa durante una semana, haciendo reposo.

    –Tomar mucho líquido.

    –No automedicarse.

    –Cubrirse la nariz y la boca al estornudar o toser.

    –Lavarse frecuentemente las manos.

    –Evitar el contacto con otras personas.

    –Ventilar bien los ambientes.

    –No compartir alimentos, bebidas, vasos ni cubiertos.

    –Limpiar las superficies y objetos que se tocan con agua y detergente o alcohol.