Jueves 09.12.2021
Actualizado hace 10min.
TEMAS

    Presentan libro sobre la vida de la reina mandato cumplido Nuri Donnantuoni

    El ejemplar reúne poemas dedicados a la Reina Nacional que falleció en un accidente de tránsito en 2015.

    COMPARTÍ ESTA NOTA

    El próximo jueves 22, a las 20.30, el joven escritor sancarlino Juan Manuel Gallardo Morales presentará Poemas a una Reina. La vida de Nuri Oriana Donnantuoni, en la Parroquia San Juan Bosco, de Eugenio Bustos, San Carlos.

     

    Tras dos años de trabajo, Gallardo Morales dará a conocer su último libro, un homenaje literario a la Reina Nacional 2005, quien murió tres años atrás. Lo recaudado en la venta de ejemplares será destinado al Hogar Cunita del Sol, de San Carlos y a la Cooperadora Hospital Regional Antonio J. Scaravelli, de Tunuyán.

     

    Sobre el autor

     

    Juan Manuel Gallardo Morales nació en 1986, en Eugenio Bustos. Su primera novela, Mendigando Sombras I, la publicó cuando tenía sólo 21 años, en 2007. Al año siguiente, editó Mendigando Sombras II. Testimonios de un misionero. En 2011, dio a conocer Pinta mi poema, declarado de Interés Cultural por el Municipio de San Carlos. Luego, publicó Abrazado a El Álamo y Adobes Mojados.



    Asimismo, dirigió la Vendimia 2010 de San Carlos y fue el guionista de la Fiesta Provincial de la Cereza, de Vista Flores, del 2012 al 2014.

     

    Y en un minuto

    fue el cielo despejado, cubierto luego.

    Las nubes danzando, la tormenta.

    La lluvia en los rostros, la lluvia fresca.

    Y en un minuto fue el callejón,

    la huella arada y la compuerta.

    La acequia con hinojo,

    las corridas veraniegas

    descalzos en la tierra.

    Y en un minuto

    fue de agosto, su casi primavera.

     

    El silencio constante,

    las travesuras de la siesta.

    La serenidad del campo

    y del arroyo, su silueta perfecta.

    Y en un minuto

    fue el viento agitándole el cabello,

    y sus rulitos de pequeña.

    Las muñequitas en cajas

    y en su cuello la gomera.

     

    Y en un minuto fue su sonrisa

    iluminando a los que riegan,

    a los sufridos de mil soles,

    del frío que penetra.

    Y en un minuto

    fue la escondida, la mancha,

    el encaramarse a los árboles,

    trepar al menos un ejemplar

    de cualquier alameda.

    Y en un minuto fue su voz

    pronunciando poemas,

    los que escribió la luna,

    los que en Pareditas

    leyó un poeta.

    Y en un minuto

    fue el vestido rojo de los cinco,

    las rosas rococó, la torta con cintas,

    el paso por la escuela.

    Y en un minuto

    la Río Negro fue recuerdo,

    el Huerto apenas un par de anécdotas.

    Y en un minuto

    el amor palpable, amor creciente,

    la juventud diciendo adiós

    a la pasada adolescencia.

    Y en un minuto

    la fe, el orégano…

    Y en un minuto

    el sueño de un Pueblo,

    su trayecto por las viñas,

    su dulce mirada turquesa.

    Y en un minuto

    fue el barullo citadino,

    el asedio a las tiernas muchachitas

    de la mendocina realeza.

    Y en un minuto

    fue su mano en alto,

    fue bien sancarlina la proeza.

    Y en un minuto

    la multitud coreó su nombre,

    la serenata fue tonada,

    fue vals de tonos grises

    y fue una sentida cueca.

    Y en un minuto

    el mundo de Cuyo

    vio como una fina princesa

    se convertía en el prólogo de marzo

    en flamante soberana, en Reina eterna.