Miércoles 14.11.2018
Actualizado hace 10min.
TEMAS

    Mendoza se prepara para una nueva ópera

    Tras el éxito de  La Traviata , que marcó, en 2017, el regreso del género a nuestra provincia, llega al Independencia  El barbero de Sevilla .

    COMPARTÍ ESTA NOTA

    Con la Orquesta Filarmónica provincial, con Gustavo Fontana como director musical invitado, puesta en escena de Federico Ortega Olivares y protagonizada por cantantes líricos de Mendoza y Buenos Aires, esta ópera bufa compuesta por Rossini promete tener una impactante versión, en Mendoza.

    Esta gran producción de la Secretaría de Cultura se presentará los días 29 de junio; 1, 3, 5 y 7 de julio, siempre a las 21.30, en el Teatro Independencia. Quienes la protagonizarán son Omar Carrión (Fígaro – Barbero); Luciano Miotto (Don Bartolo – tutor de Rosina); Griselda López Zalba (Rosina – joven huérfana); Ricardo Mirabelli (Conde de Almaviva – noble); Daryl Figueroa (Fiorello - criado de Almaviva); Alejo Laclau (Don Basilio – profesor de música) y Gloria López (Berta – sirvienta de Don Bartolo).



    Se sumará a la versión mendocina de este clásico universal un ensamble de voces, bajo la dirección de Mónica Pacheco y el pianista preparador será Julián Salcedo.

    Las entradas tendrán un valor de $300, $400 y $500.

    Un clásico de la ópera bufa

     El Barbero de Sevilla consta de dos actos, con música de Rossini y Letra de Sterbini y fue estrenada en Roma, el 5 de febrero de 1816.

    Está basada en la primera parte de una trilogía escrita por Beaumarchais, compuesta, también por Mariage de Figaro (Las bodas de Fígaro) y La Mére Coupable (La madre culpable). La segunda parte, Las Bodas de Fígaro, fue musicalizada por Mozart.

    Esta majestuosa obra cuenta la historia del conde de Almaviva, un noble sevillano, enamorado de Rosina, huérfana que vive con su tutor, el doctor Bartolo y que es alumna de canto de don Basilio. Frente a la casa de Rosina vive el barbero Fígaro, que ayuda al amor. El tutor quiere casarse con la pupila.



    Esta fue una de las primeras óperas italianas que se representaron en EEUU, estrenándose en el Park Theater de Nueva York, el 29 de noviembre de 1825. Ha demostrado ser una de las grandes obras maestras de la comedia dentro de la música y ha sido descripta como la ópera bufa por excelencia. Incluso, después de doscientos años, su popularidad en la escena de la ópera moderna atestigua su grandeza.