Domingo 28.11.2021
Actualizado hace 10min.
TEMAS

    Suicidaron al fútbol argentino

    Cuatro años desde la final en Brasil, cuatro presidentes de la  AFA , una elección que salió 38-38 sobre 75 votos posibles, tres entrenadores del seleccionado mayor, muchos más de las juveniles, períodos en los que los combinados menores ni siquiera tuvieron directores técnicos, abandono del fútbol femenino, sonrisas cancheras por el “grupo accesible” que le tocó a  Argentina  en el  Mundial de Rusia . Nunca un atisbo de seriedad. IAM Noticias

    COMPARTÍ ESTA NOTA

    El fútbol argentino, selección incluida, se fue pegando tiros, uno a uno, durante años. El problema es que hasta que el doctor Croacia no expuso su cadáver en Nizhni Nóvgorodnadie quiso verlo.

    Era como en Sexto sentido, que el único que no se daba cuenta de que estaba muerto era el propio difunto.

    Sería fácil iniciar una crítica con el hoy, con la derrota de una selección que tampoco tiene rumbo, ni conducción, ni lógica. Pero no, hay que ir un poco más atrás.

    Argentina se perdió la posibilidad histórica que le representaba contar con el mejor jugador del mundo durante los últimos diez años porque los que tenían que generarle condiciones favorables jamás estuvieron a la altura.



    Luego de la salida de Alejandro Sabella y la muerte de Julio Grondona, la casa madre del fútbol argentino cayó aún más bajo de lo que estaba.

    Jamás hubo un criterio para elegir entrenador. De Martino (que se fue después de dos finales continentales por el desastroso manejo de la AFA), a Bauza, un conductor con un estilo absolutamente contrario al que el plantel necesitaba.

    De los pocos partidos del fallido ciclo de Bauza, a Sampaoli que, a los poquísimos partidos de los que dispuso para imprimirle su estilo al equipo, le sumó un desconcierto exasperante, con constantes cambios de esquemas y de nombres.

    Así se llegó a este 3-0 y la casi eliminación en primera ronda. Pero ojo, porque hay problemas de fondo que hacen pensar que no hay una luz cercana al final del túnel.

    El vacío antes mencionado que tuvieron durante años las selecciones juveniles, sin proyectos, y mucho menos proyectos serios, hizo que se perdieran varias generaciones de posible recambio para quienes vienen de caer en tres finales consecutivas.

    Los hinchas se quedaron en culpar a los futbolistas por no haber podido acertarle al arco en esos partidos definitorios, pero perdieron de vista que difícilmente puedan volver a ver al representativo de su país en esas instancias en un futuro cercano.

    Ahora llegarán las voces que dirán que Messi ésto, que Higuaín lo otro, que Mascherano tal cosa… No, muchachos, no es por ahí.



    El papelón frente a Croacia no es solo culpa de Jorge Sampaoli. En cuanto a lo que hizo como entrenador en el último año, o a detalles tácticos y estratégicos, si. En nombres seguramente también. Pero el éxito no llega mágicamente.

    Y así como un payaso no puede exigirle a su ayudante que no se ría de sus morisquetas, los dirigentes del fútbol argentino no le pueden echar la culpa a nadie de cómo han destrozado al seleccionado y al fútbol argentino en su totalidad.