Lunes 06.12.2021
Actualizado hace 10min.
TEMAS

    Ingresos por casi $1.600 millones en Enoturismo

    Un informe elaborado por el Observatorio de Acovi junto a otras instituciones reveló que durante 2016 el turismo vinculado a la vitivinicultura generó en el país ingresos directos por $ 1.596 millones.

    COMPARTÍ ESTA NOTA

    Se estima que ese año viajaron a Argentina por el rubro más de un millón ochocientas mil personas, de las cuales llegaron a Mendoza casi un millón trescientas mil.

    Este informe se presentó a principios de mes en la Enoteca junto a Coviar y la UNCuyo, sobre el Impacto de la Vitivinicultura en la Economía Argentina y Mendocina. La Lic. María José Mescolatti, coordinadora del Observatorio Cooperativo de Acovi, especificó: “Tomando la participación de Mendoza promedio del período 2007-2013, se estiman los años 2014, 2015 y 2016 llegando a que en Mendoza los visitantes a los Caminos del Vino fueron 1.299.026 en el último año estimado (2016), representando el 70,86% del total de las visitas vitivinícolas nacionales”.

    Los ingresos provinciales rondaron los $ 1.137 millones. Cabe señalar que de 199 bodegas registradas para el turismo a nivel nacional, 125 (el 63%) están en Mendoza. Según señala Mescolatti, la provincia siempre ha liderado la participación de los visitantes a los Caminos del Vino.



    “Alrededor del 70% de los enoturistas nacionales han visitado este circuito en la provincia de Mendoza”, señaló la economista. Las restantes bodegas que se tomaron en cuenta están en Salta (24), Catamarca (13), San Juan (10), Córdoba (8), La Rioja (7), Río Negro (6), Neuquén (5) y Tucumán (1). No se incluyeron bodegas de Buenos Aires ni Jujuy.

    Otro dato que resalta el informe es el promedio de gasto de cada visitante, de $ 875 diarios en 2016, incluyendo hotelería, alimentación, comercio minorista, transporte y agencias. En cuanto a la distribución de ese valor, 41% fue consumo intermedio y el 59% valor agregado. El enoturismo aportó también otros beneficios, como contribuir a la marca país, suavizar las curvas de estacionalidad del turismo y ser motor de otras actividades.



    “Desde el sector cooperativo podemos resaltar la importancia del desarrollo de las actividades en poblados o zonas rurales donde la actividad económica se puede reactivar de la mano del enoturismo con generación de mano de obra local, consumo de insumos y servicios locales. Se lo puede integrar al productor en este ámbito de turismo rural resaltando su valor”, analizó Mescolatti.