Viernes 21.09.2018
Actualizado hace 10min.
TEMAS

    Laboratorio Vial de Guaymallén incorporó equipos

    Algunos estaban en desuso e incompletos. Sirven para estudiar la composición exacta y la resistencia de los materiales que se aplican en obras viales o reparaciones.  

    COMPARTÍ ESTA NOTA

    El Laboratorio Vial de la Municipalidad de Guaymallén, que controla la calidad de los materiales que se utilizan en las obras que se ejecutan, recuperó valiosos equipos que permiten intensificar la tarea y realizar mediciones específicas. Es el único laboratorio en la provincia  con este equipamiento, ya que el resto de los departamentos deben recurrir a controles externos realizados, por ejemplo, por la UTN o UNCuyo.

    En el último tiempo, se reacondicionó un equipo de recuperación de asfalto, una prensa circular para medir resistencia asfáltica; se incorporó un equipo Washington para medir aire en hormigón y pronto se pondrá en funcionamiento un equipo de mecánica de suelo para penetración estándar, también conocido como SPT.

    El Plan de Recuperación Vial, que Guaymallén Ejecuta en todo el departamento, puso en actividad nuevamente al Laboratorio Municipal. Desde entonces, el área ha ido reacondicionando instrumental que se encontraba en desuso por falta de piezas y mantenimiento.



    Uno de ellos es el equipo de recuperación de asfalto, con el que se separa el compuesto asfáltico, del árido que lo compone. “A este instrumental le faltaban mangueras y acoples, por eso no funcionaba. Lo recuperamos y hoy podemos analizar las obras que se ejecutan con asfalto modificado”, explica Adrián Brizuela, a cargo del laboratorio. El asfalto modificado es un compuesto especial que se aplica para reparar carpetas de hormigón y que antes no era posible analizar.

    Otro equipo con el que desde el 2018 cuenta el laboratorio es el Washington. Este instrumental sirve para medir el aire que existe dentro del hormigón en tiempo de congelamiento. A este se le suma una prensa circular que, explica Brizuela, “permite emplear un método de medición de resistencia del producto asfáltico a aplicar. Aquí colocamos, por ejemplo, las carpetas de 5 centímetros con el que se hacen calles nuevas y también analizamos las mezclas para bacheo que producimos nosotros mismos en nuestro obrador Los Troncos. La muestra se pesa, se mide, se obtiene el volumen y la densidad de la carpeta compactada. Luego se rompe y se mensura la capacidad de resistencia en kilos y la flexibilidad”.

    La tranquilidad de un buen control                                

    Estudios de suelos para obras de agua, cloacas y gas. Movimientos de suelo en superficies y estudios para calles nuevas, impermeabilizaciones, canales, repavimentaciones y reemplazos de losas de hormigón. Todos los materiales que las empresas utilizan en las obras que encara Guaymallén son objeto de estudio en el laboratorio en el que trabaja todos los días un equipo de 4 personas.



    “Las empresas han comprendido nuestra forma de trabajar. Con el tiempo, se han ido acostumbrando a que aquí existe un control exhaustivo. No fue fácil, pero lo hemos conseguido a base de mantener un buen diálogo. Hoy contamos con más medios, estamos más ordenados y tenemos mucho apoyo interno”, cerró Brizuela.