Lunes 17.12.2018
Actualizado hace 10min.
TEMAS

    Proponen un plan de gestión ambiental de pilas y baterías

    La gestión de las pilas y baterías usadas constituye un problema cuya solución aún está pendiente en nuestra provincia. Si bien la Ley 5917 adhirió a la  ley nacional de Residuos Peligrosos 24051 , lo cierto es que con respecto a las pilas y baterías ha dejado un vacío normativo en la temática en cuestión

     
    foto: weforum.org
    COMPARTÍ ESTA NOTA

    La ONG Greenpeace en Argentina presentó un informe en el año 2010 exponiendo que la gestión de pilas y baterías agotadas representa un problema ambiental de difícil abordaje. Y donde advirtieron que el consumo de pilas y baterías se incrementaría año tras año por el incesante aumento de la cantidad de aparatos y artefactos que las utilizan.

    Las pilas y baterías, una vez finalizada su vida útil, no son residuos inocuos. Todos los tipos de pilas y baterías deben ser tratados y reciclados con la mejor tecnología disponible y separados del flujo de los residuos domiciliarios comunes o en su defecto dispuestos de manera segura.

    Y más allá de los límites establecidos por la Ley 26.184 de Energía Eléctrica Portátil, todas las pilas y baterías siguen conteniendo compuestos tóxicos. A pesar de demarcar los límites máximos de concentración de plomo, mercurio y cadmio en las pilas primarias comunes y alcalinas; nada establece acerca de la gestión de los residuos de esta clase de artefactos.



    Tal como lo señala Greenpeace, los organismos de gobierno deben informar correctamente a los ciudadanos acerca del peligro para la salud y el ambiente que conlleva la mala gestión de las pilas y baterías una vez finalizada su vida útil, coordinando una respuesta conjunta a nivel nacional para no generar confusiones.

    En la Argentina se han llevado a cabo una serie de campañas y propuestas para el tratado especial de pilas y baterías. Pero todas de manera aislada y sin una frecuencia sostenida en el tiempo. Una de las medidas del gobierno nacional fue durante el año 2017 exportar a Francia diez toneladas de pilas y baterías en desuso. Para ese entonces en el país no existía ninguna planta de reciclado de pilas, la cual fue inaugurada ocho meses después por la Universidad Nacional de La Plata.

    Algo similar ocurrió en la provincia en el 2016, donde el Municipio de Godoy Cruz y la Universidad Nacional de Cuyo firmaron un acta de intención donde desde el departamento debería ayudar a la Casa de Altos Estudios para la construcción de una planta de procesamiento de baterías. Pero no existen novedades sobre el estado de desarrollo de dicha acta más que el Programa de recolección de pilas y bateríasque se lleva a cabo en distintos puntos comunales.



    Esto, también, sucede en la Ciudad de Mendoza y en la página oficial se puede ver un mapeo de los distintos puntos de recolección de pilas y baterías.  Y, así, se podría hacer un recopilado de campañas y medidas con el fin de trabajar en un ambiente saludable para la provincia pero que poco se ha podido sostener en el tiempo y que, además, no ha alcanzado para la solución a la problemática.

    El proyecto de ley 72025 presentado en la Legislatura de Mendoza y que espera ser tratado por la Cámara de Senadores, busca crear y llevar adelante un Plan de Gestión Ambiental de Pilas en destinado a recolectar, transportar, valorizar, tratar y disponer los residuos de éstas, debiendo adecuarse a programas y planes de manejo específicos, teniendo en cuenta las condiciones de protección del ambiente y la salud humana.