Lunes 22.04.2019
Actualizado hace 10min.
TEMAS

    Prevención del Hantavirus: Mendoza no es una provincia endémica.

    En la provincia no hay casos de hantavirus. Pero el tema radica en que en este momento se realizan viajes a esas zonas afectadas o hay turistas de esas zonas, por lo tanto es bueno conocer las medidas preventivas.

    COMPARTÍ ESTA NOTA

    El Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes, ante los casos confirmados de hantavirus donde ya se registraron víctimas fatales. En este marco, el director de Epidemiología Rubén Cerchiai expresó: “el hantavirus es una enfermedad producida por un virus, tiene la característica que la persona que padece la infección no tiene un cuadro específico que permita sospecharlo de entrada, lo que hace difícil su diagnóstico precoz”.

    “Se presenta en determinadas zonas del país, donde es endémico porque aparecen casos todos los años, Mendoza no es una provincia endémica o sea no hay casos de hantavirus. Pero el tema radica en que en este momento se realizan viajes a esas zonas afectadas o hay turistas, por lo tanto, es bueno conocer las medidas preventivas”, puntualizó Cerchiai.

    Así también el responsable de Epidemiología explicó que el virus se transmite a través de un ratón comúnmente llamado colilargos, en Mendoza, prácticamente no hay. Estos ratones eliminan el virus a través de la orina, la saliva y la materia fecal, esto queda en la superficie, se deseca y se volatiliza fácilmente por la acción del viento o tareas rurales y se puede inhalar produciendo la enfermedad.



    Cerchiai destacó que: “Es importante tener en cuenta que también se puede contagiar el virus de persona a persona por las secreciones respiratorias. Todavía no hay vacuna para este virus, ni medicamentos específicos, por lo cual lo importante son las medidas preventivas. Una vez producida la enfermedad a la persona se la trata en terapia intensiva con las medidas de soporte y tratar que se pueda vencer la enfermedad, ya que esta genera insuficiencia cardíaca y respiratoria, con gran riesgo de vida, con una tasa de mortalidad de hasta el 50 o 60% ”.

    Por lo tanto ante síntomas que se parecen a un estado gripal: fiebre, dolores musculares, escalofríos, cefaleas (dolores de cabeza) náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea, tener en cuenta si la persona ha visitado zonas afectadas y en ese caso, el médico debe estar alerta para realizar un diagnóstico lo más precoz posible, finalizó el profesional.

    Hantavirus ¿Qué es?

    El hantavirus es una enfermedad viral aguda grave, causada por el virus Hanta. Los ratones silvestres (principalmente los colilargos) lo transmiten a las personas, eliminando el virus en la saliva, las heces y la orina.

    ¿Cómo se transmite?

    Por inhalación: Es la causa más frecuente. Ocurre cuando respiramos en lugares abiertos o cerrados (galpones, huertas, pastizales) donde las heces o la orina de los roedores infectados desprendieron el virus contaminando el ambiente.

    Por contacto directo: Al tocar roedores vivos o muertos infectados o las heces o la orina de estos roedores

    Por mordeduras: Al ser mordidos por roedores infectados.

    Por vía interhumana: puede transmitirse entre personas a través del contacto estrecho con una persona infectada durante los primeros días de síntomas, a través de la vía aérea.

    ¿Cuáles son los síntomas?

    Los síntomas se parecen a un estado gripal: fiebre, dolores musculares, escalofríos, cefaleas (dolores de cabeza) náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea. Después de algunos días puede haber dificultad respiratoria que puede agravarse produciendo lo que se conoce como “síndrome cardiopulmonar por hantavirus”, que puede llevar a la muerte si la persona no es internada a tiempo.

    ¿Cómo es el tratamiento?

    No existe tratamiento específico. Aquellos pacientes con síndrome cardiopulmonar por hantavirus deben ser asistidos en establecimientos hospitalarios, de preferencia con unidades de terapia intensiva que cuenten con asistencia respiratoria mecánica.



    ¿Cómo puede prevenirse?

    En Argentina se han identificado 4 regiones endémicas: Norte (Salta, Jujuy), Centro (Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos), Noreste (Misiones) y Sur (Neuquén, Río Negro y Chubut). Para prevenir esta enfermedad, en estas zonas es importante:

    • Evitar la convivencia con roedores y el contacto con sus secreciones.
    • Evitar que los roedores entren o hagan nidos en las viviendas.
    • Tapar orificios en puertas, paredes y cañerías.
    • Realizar la limpieza (pisos, paredes, puertas, mesas, cajones y alacenas) con una parte de lavandina cada nueve de agua (dejar 30 minutos y luego enjuagar). Humedecer el piso antes de barrer para no levantar polvo.
    • Colocar huertas y leña a más de 30 m de las viviendas, cortar pastos y malezas hasta un radio de 30 m alrededor del domicilio.
    • Ventilar por lo menos 30 minutos antes de entrar a lugares que hayan estado cerrados (viviendas, galpones).Cubrirse la boca y la nariz con un barbijo Nº 95 antes de ingresar.
    • Al acampar hacerlo lejos de maleza y basurales, no dormir directamente sobre el suelo y consumir agua potable.
    • Si se encuentra un roedor vivo: usar veneno para roedores o tramperas para capturarlo (no intentar tocarlo o golpearlo). Consulte en el municipio si se dispone de un servicio de control de plagas.
    • Si se encuentra un roedor muerto: rociarlo con lavandina junto con todo lo que haya podido estar en contacto y esperar un mínimo de 30 minutos.
    • Luego recogerlo usando guantes y enterrarlo a más de 30 cm de profundidad o quemarlo.
    • Las personas que presenten síntomas de la enfermedad deben concurrir rápidamente a un establecimiento de salud para la consulta y evitar el contacto estrecho con otras personas.