Domingo 17.02.2019
Actualizado hace 10min.
TEMAS

    El mundo a pie por el sida, la marginación y la pobreza

    Fray Marcelo Monti, de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, recorre el mundo a pie concientizando sobre estos tres graves problemas de nuestra sociedad. Un misionero que se ha propuesto caminar el mundo en 10 años.

    COMPARTÍ ESTA NOTA

    “El camino para hacer la vida más liviana es caminar”. Con esa frase, Fray Marcelo identifica esta aventura de desapego y pobreza, recorriendo el mundo caminando. 
    Marcelo Monti emprendió un viaje por el mundo valiéndose sólo de sus piernas y de su espíritu misionero. Su periplo comenzó hace 5 meses y lleva 2.582 kilómetros recorridos desde su punto de inicio -Porto Alegre, Brasil- y su plan es recorrer 90.000 kilómetros en total. 
    Cuando a media mañana los rayos del sol comenzaban a dar con un poco más de fuerza (tal como habíamos acordado días antes), me encontré con Marcelo en el Acceso Este. Con un andar cansado pero un rostro alegre me hice parte, por unos kilómetros, de su peregrinación: “El Camino de Aline”. Con ese nombre quiso honrar a su hermana, quien murió de sida, y llevó adelante su enfermedad en una autoimpuesta soledad y en silencio por temor al estigma social que provoca la sola mención de esta palabra. Ella es uno de los pilares de la peregrinación de Fray Marcelo.
    Le pregunté si su motor es la muerte de su hermana. Me respondió con un rotundo: “No, nunca. La muerte nunca puede ser motor de nada. Siempre la Vida, ese es el motor de todo. Mi deseo es que otros sigan andando por ella”.



    Su inquietud se remonta a años atrás, a sus épocas de noviciado cuando un superior les decía “hacemos muchos discursos sobre el despojo, la pobreza, como San Francisco; pero debemos ir más allá de esos discursos”. Fue en ese momento que, junto a un compañero, comenzó a realizar estas peregrinaciones con tan solo el Evangelio, oraciones y elementos de higiene personal. 
    Como si le hubiese preguntado, espontáneamente dijo: “¿Por qué estoy haciendo lo que estoy haciendo? ¿Qué hacer para convertirse en una mejor persona? La vida que se nutre de encuentros… ellos son la fuerza en este camino en el que colecciono historias”.
    Ahora, Fray Marcelo se ha propuesto recorrer el mundo en 10 años, aproximadamente 90.000 kilómetros, con el fin de concientizar sobre el sida, encontrarse con las personas y sus historias, vivir la pobreza y hacer experiencias de desapego.
    ¿Y por qué a pie? “Porque sostenidos en el suelo es donde encontramos nuestra vulnerabilidad y fragilidad, y allí nos encontramos a nosotros mismos y a otros”.
    Luego de descansar algunos días en Mendoza, seguirá su camino por el país trasandino hacia el desierto de Atacama. 
    Qué cantidad de historias le esperan a este hombre de Dios.

    Cristian Garcia-Pastoral Comunicadores - Arquidiócesis de Mendoza