Lunes 18.11.2019
Actualizado hace 10min.
TEMAS

    El Museo Fader reabre sus puertas

    Después de 7 años, el 29 de noviembre, a las 20, se realizará la reapertura de uno de los grandes íconos de nuestra cultura.

    COMPARTÍ ESTA NOTA

    Tras un importantísimo trabajo de restauración, desarrollado por profesionales destacados a nivel local, nacional e internacional, dentro de muy pocos días se podrá volver a visitar el Museo Provincial de Bellas Artes Emiliano Guiñazú – Casa de Fader.

    Este espacio lleno de historias, en el que el pasado se une con la vanguardia y que posee una inmensa colección, recuperará su esplendor, para el disfrute de mendocinos y turistas. En 2012, el centro cultural cerró sus puertas, pero desde el próximo 29 de noviembre, a las 20, los amantes del arte se podrán reencontrar con esta joya mendocina.

    El 3 de agosto de 2016, el Gobernador Alfredo Cornejo, junto a Diego Gareca, secretario de Cultura de Mendoza, anunciaron la inversión que realiza la Provincia para restaurar el simbólico espacio de arte.

    Luego de un estudio estructural minucioso, a cargo de un grupo de especialistas en estructuras de la Universidad Tecnológica Regional Mendoza, el Ceredetec, la Dirección de Patrimonio y Museos y el Ministerio de Infraestructura, se decidió conformar las bases para el proyecto de restauración.

    El ícono

    El Museo Provincial de Bellas Artes Emiliano Guiñazú – Casa de Fader, concebido para una función activa como cátedra de arte, cuenta con colecciones originales de importantes artistas provinciales, nacionales y con reproducciones de cuadros y esculturas del arte universal. Lleva el nombre del extraordinario artista plástico Fernando Fader, quien pintó los maravillosos murales del hall y de la piscina interna.

    La casona donde funciona fue donada por doña Narcisa Araujo de Guiñazú en 1945 y transformada con una original concepción de museo-parque: trazado geométrico de cipreses que forman salas al aire libre para la exposición de esculturas.

    Abrió finalmente sus puertas al público en 1951. En 1998, se declaran Bienes del Patrimonio de la Provincia de Mendoza el Edificio del Museo, su Parque y la obra de Fernando Fader, señal del reconocimiento oficial por el valor patrimonial que el museo tiene para la vida de Mendoza.