Lunes 20.01.2020
Actualizado hace 10min.
TEMAS

    Tirador mendocino al mundial en Alemania

    FACUNDO FIRMAPAZ.  El deportista de 19 años, está segundo en el ranking nacional y buscará un lugar en la cita mundialista con el seleccionado argentino en Alemania

    COMPARTÍ ESTA NOTA

    El joven tirador mendocino, oriundo de Godoy Cruz, se inició en este deporte a los 10 años. Fue campeón en los Juegos Nacionales Evita en Mar del Plata y también se adjudicó el primer puesto en pistola y carabina, en el torneo Sudamericano disputado en Chile.

    Además, entre sus logros más importantes se destacan la medalla de oro lograda en el Gran Prix disputado en la ciudad alemana de Hannover, en mayo de 2017. Dos meses después, se quedó con el argentino de mayores con sólo 16 años, en la especialidad rifle de 10 metros.

    En 2018 formó parte del mundial Junior realizado en Corea del Sur, donde finalizó en el puesto 40. Ese mismo año, hizo podio al obtener la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires.

    Firmapaz explicó que ya comenzó a trabajar “en lo específico del tiro, tanto lo que es la parte técnica como el aspecto físico” y adelantó que “entrenará bajo las órdenes del destacado ex triatlonista a nivel nacional e internacional, Raúl Lemir”.

    Al respecto indicó que “ya estoy trabajando con él en la pista de atletismo ubicada en el predio del estadio Malvinas Argentinas, tres veces por semana en lo que respecta a carga y aeróbico, además de los habituales entrenamientos específicos de tiro que llevo adelante”.

    En ese sentido, destacó que “para nosotros, en la parte física, lo más importante es la resistencia aeróbica, Cuando competimos, estamos 500 de tiradores en el mismo lugar, y las disciplinas que yo hago, aparte de escopeta, rifle pistola, y estas todo el tiempo parado en el mismo lugar y así lo mismo durante hora y cuarto”.

    “Lo que buscamos –dijo-, es la mayor contención posible, no sólo mental, sino también física, para no estar inquietos sino lo más estable posible, y que el corazón no llegue a latir muy fuerte, porque te comienza a temblar todo. Mientras mejor resistencia aeróbica uno tiene, supone un mejor rendimiento personal, por lo que me va a beneficiar bastante mi trabajo junto a Lemir”.