Martes 26.05.2020
Actualizado hace 10min.
TEMAS

    El rol de la mujer en la apicultura

    En el Día Mundial de la Abeja, la apicultora lasherina Soledad Accordino enaltece el trabajo de la apis mellifera en su departamento y destaca el rol de la mujer en una profesión donde la mayoría son hombres. La Organización de las Naciones Unidas busca crear conciencia por un insecto que, además de producir alimento, hace un aporte fundamental a la flora.

    COMPARTÍ ESTA NOTA

    Soledad Accordino llega con su traje, el ahumador y se introduce en el apiario que tiene en El Algarrobal, ese que es parte del legado que le dejó su papá, un apicultor de raza que vivía de la técnica de criar abejas y que ya no está con ella. “Él hacía todo”, cuenta Sole recordando con admiración a quien la introdujo en este mundo donde la mayoría son hombres, aunque dice que “hace varios años, incluso cuando estaba mi papá, habían grandes mujeres que lideraban la parte de docencia”.

    Y agrega: “De a poco se ha ido abriendo el mundo de la apicultura a las mujeres, ya que una de las limitaciones que tiene la profesión es que hay que hacer mucha fuerza, y estar en el campo no es fácil. Pero hoy cada vez se suman más y cada una va teniendo su estrategia para poder trabajar, como usar alzas más pequeñas”.

     

    “Yo nací en el mundo de la apicultura, y además de ser un legado es un hobby que me apasiona mucho, y me gusta. Es un cable a tierra ir al campo, conectarme con los animales y poder trabajar cuidando a las abejas, respetando su mundo y sus tiempos, sobre todo”, manifiesta la lasherina sobre esta actividad que complementa su vida, porque además es profesora de Biología. De ahí también los conocimientos que tiene del reino animal y vegetal y la pedagogía para explicar cada detalle de esta actividad.

    El 20 de mayo es el Día Mundial de la Abeja por decisión de la ONU, con el objetivo de crear conciencia de la importancia que tiene este insecto productor de miel.

    Y para celebrar su día, visitamos este apiario de Las Heras para conocer más sobre el proceso de elaboración de la miel, aunque este es uno de los tantos productos que se obtiene de esta apis mellifera (una subespecie de abeja doméstica). “Además de la miel, los productos que podemos obtener de la colmena son el polen, que es multi vitaminas; proteínas, oligoelementos, aminoácido, jalea real, que la usan mucho los deportistas; y propóleo, que se usa como antiséptico. También hay subproductos, como la hidromiel, que es como vino a base de miel; cervezas y otros derivados”, explica Soledad.

    “Para nosotros este día es muy importante, porque es reconocer el esfuerzo que hace nuestra pequeña apis por el mundo, manteniendo la flora, produciendo alimento y polinizando para que las plantas produzcan alimentos”, sostiene la apicultora, que junto a sus colegas del departamento están nucleados en el Consejo Asesor Apícola de Las Heras (Calha).

    En el 2017, la Municipalidad de Las Heras declaró de interés departamental a la actividad apícola, mientras que la abeja está adherida a la Ley de Fauna: “La gente cada vez está tomando más conciencia sobre lo que es la abeja, antes le tenía más miedo y la mataba. Pero ahora hay una mayor conciencia ambiental y éstas leyes ayudan mucho”.

    “Sí, yo creo que los apicultores somos amigos de las abejas. Y como suelen decir, son los cuidadores de las abejas”, contesta sin dudar sobre si existe una relación de “amistad” entre estos bichitos y los productores de miel.

    La temporada se inicia entre septiembre y octubre, que es cuando las abejas empiezan a labrar la cera para juntar el néctar y producir la miel. A partir de diciembre se espera entre un mes o mes y medio para cosechar ese marco, que es sacarlo de la colmena. Ahí se lo lleva a la sala de extracción y comienza todo el proceso. Ese marco se centrifuga, cae la miel y se envasa.

    Del 15 al 20 de mayo se celebra la Semana de la Miel, coincidente con este Día Mundial de la Abeja. Para Soledad Accordino, aprovechar estos días “es muy interesante para explicarle a la gente lo que es el proceso de elaboración, para que conozcan los diferentes tipos de miel y más que nada educarlos en el consumo, porque somos un país que produce muchísima miel, pero es donde menos se consume. Los apicultores tenemos que ser educadores para que la gente tome conciencia de la importancia del consumo de la miel”.

    Prensa Municipalidad de Las Heras