Lunes 29.11.2021
Actualizado hace 10min.
TEMAS

    MAIPÚ INCLUSIVO

    Participaron 2 mil niños bajo estrictos protocolos sanitarios por la pandemia de Covid. El municipio dispuso de 15 escuelas de verano y centros veraniegos coordinados por 180 profesores de educación física. Se destacaron también las actividades para niños con discapacidad y adultos mayores.

    COMPARTÍ ESTA NOTA

    La pandemia obligó al aislamiento y muchos niños pasaron gran parte del año sin contacto social con amigos, compañeros o vecinos; atento a esa situación el municipio retomó su tradicional programa de escuelas de verano, generando un espacio para que los menores pudieran disfrutar de las vacaciones de una manera segura.  

     “Logramos adaptarnos a la situación que vivimos, empleamos una forma de trabajo que llevó tranquilidad a todos los participantes y sus familias y las escuelas de verano funcionaron bajo un estricto sistema de calidad” explicó Gustavo Becerra, Director de Deportes. Cabe destacar que el municipio protocoliza y formaliza procesos a través del sistema de Calidad ISO y uno de los ámbitos involucrados fueron las escuelas de verano. 

    Durante todo el ciclo el municipio aplicó en cada uno de los 15 establecimientos planes deconcientización donde se entregaron barbijos y a través de charlas informales y entretenidas se explicó la importancia del uso de los mismos, y se fomentaron las conductas de higiene y cuidados personales para evitar contagios. 

    Todas las actividades se realizaron en burbujas con grupos entre 10 y 15 chicos, coordinadas por un profesional del municipio.   

    Sobre la modalidad de trabajo la Secretaria de Gobierno, Yamila Cerezo, destacó que “cuando los niños llegan al polideportivo o natatorio se activa el protocolo, se les toma la temperatura, y en caso de que tengan fiebre no se los deja ingresar y se los asiste. A todos se los sanetiza con alcohol, y se les pide que mantengan los barbijos, quitandoselos solo para hacer una actividad física o ingresar a la piscina” explicó la funcionaria.

    Las actividades en cada uno de los espacios tuvieron actividades diferenciales. En los polideportivos Juan Domingo Ribosqui y Juan Giol funcionaron escuelas de verano deportivas, que a diferencia de las tradicionales, prepararon a los niños en una iniciación deportiva específica en disciplinas como fútbol, vóley o hándbol, entre otras. 

     

     

    El municipio también vinculó a más de 40 personas con discapacidad que participaron de las propuestas recreativas y deportivas, en los polideportivos de San Roque, Luzuriaga y Ciudad de Maipú. Con ellos se llevaron a cabo actividades inclusivas e integradoras de carácter recreativas, deportivas, como lo son las clases de natación, hándbol, futbol, básquet y vóley.

    Si bien este programa tiene en el centro de su atención a los niños, también se realizaron actividades acuáticas pensadas para los adultos mayores en piscinas ubicadas en el distrito de Coquimbito.


    Y a diferencia de otros años, el ciclo no finalizará con los tradicionales fogones que reunían a una gran cantidad  de niños y familiares. En esta oportunidad distintos grupos de niños harán actividades acuáticas y los chicos con discapacidades presentarán una síntesis de las actividades realizadas durante el ciclo. 

     

     

     

     

     

    .