Sabado 13.07.2024
Actualizado hace 10min.
TEMAS

    “Luego de grandes caudales en los ríos, los aportes del deshielo están llegando a su fin”

    Así lo aseveró el jefe de Distribución del río Mendoza, Carlos Sánchez, y calificó este año de “atípico”, por la cantidad de agua en los ríos.

    COMPARTÍ ESTA NOTA

     

    Las altas temperaturas y las profusas nevadas que se registraron en la Cordillera de los Andes colmaron los cauces del río Mendoza al punto de renovar las ilusiones de pobladores huarpes en inmediaciones de Guanacache, Lavalle, en el Norte de la provincia de Mendoza.

    Asimismo, precipitaciones pluviales de largo alcance como las registradas en departamentos como Luján y Maipú, de la zona Centro, también hicieron un aporte, que contribuyó en la constitución de un año con características disímiles en relación con la época de sequía que sufría la provincia hace 15 años.

    No obstante, “las estaciones nivométricas marcan que no queda mucho de deshielo. El río Mendoza proviene de dos subcuencas, la de Horcones y la de Tupungato, que es la más importante. En la de Horcones no queda prácticamente nada, y del lado del Tupungato, algo queda de aporte glaciar y periglaciar. Luego de los grandes caudales, los aportes del deshielo están llegando a su fin”, confirmó el jefe de Distribución del río Mendoza, Carlos Sánchez. 

    “El caudal que trae el río Mendoza a partir de una ola de calor extraordinaria, como definió el doctor Federico Norte, produjo un continuo de caudales importantes con el río lleno. Por lo tanto, desde el Departamento General de Irrigación tomamos una parte de ese caudal para riego y para abastecimiento poblacional y lo que sobró, que no puede captar el sistema de riego, fue evacuado por el dique Cipolletti aguas abajo. Irrigación, durante enero, ya sobre la última quincena, empezó a hacer erogaciones un poco más importantes”, explicó Sánchez. 

    Luego detalló: “Hay días que nos ha aportado cerca de 160 metros cúbicos por segundo. Como para dimensionar: lo que estaba pronosticado era alrededor de 100 metros cúbicos como promedio para enero y 75 metros cúbicos promedio en febrero”.

    El calor ha impulsado los caudales hasta unos 150 kilómetros al norte de Mendoza al punto de rozar los límites con la provincia de San Juan y en el Este. El jueves 15, el agua llegó a 60 kilómetros del río Desaguadero, cuyo tramo medio es el límite entre Mendoza y San Luis. Pero las temperaturas pueden modificar este comportamiento del agua. 

    Esta semana, los caudales de los ríos, a causa de las temperaturas más bajas, se han visto un poco reducidos. Sin embargo, en el río Mendoza siguen por encima de los 100 metros cúbicos, con lo cual el embalse Potrerillos sigue lleno e Irrigación sigue evacuando. La cantidad de agua que ha liberado el organismo a través del dique ha disminuido en los últimos 3 o 4 días.  

    Los cambios en el clima que se producen en Mendoza también son una variable de lo que ocurre a nivel mundial con el cambio climático. Al respecto, Sánchez aclaró: “Es un año atípico. Venimos de un período de 15 años de escasez hídrica, solo interrumpido por el período 2015-2016, que fue bueno, cercano a la media, pero no tan abundante como este 2024. El año pasado, a duras penas alcanzamos 800 hectómetros cúbicos de derrame del río Mendoza”.