Jueves 18.04.2024
Actualizado hace 10min.
TEMAS

    El Puma Rodrigo Isgró visitó al equipo de rugby de Boulogne Sur Mer

    El rugbier mendocino, reconocido por el World Rugby como el Mejor Jugador Seven del 2023, estuvo junto a Los Caciques para promover la práctica de este deporte en contextos de encierro.

    COMPARTÍ ESTA NOTA

     

    Autoridades del Servicio Penitenciario de Mendoza, junto con responsables y voluntarios del programa Rugby e Inclusión, y 24 jugadores de Los Caciques, recibieron a uno de los principales referentes de este deporte para continuar impulsando los beneficios que generan este tipo de actividades tendientes no solo a mejorar la salud sino también para la incorporación de valores como la disciplina y el trabajo en equipo.

    Desde el Área de Deportes del Complejo Penitenciario Boulogne Sur Mer destacaron que estos encuentros con deportistas destacados y reconocidos permiten que las personas privadas de libertad puedan hablar con ellos para mejorar técnicas y tácticas, y demostrarles los valores y el compromiso con el que cuentan para seguir creciendo.  

    Es importante destacar que este deporte llegó a los complejos carcelarios de nuestra provincia en 2016, inspirado en el modelo implementado en Buenos Aires, con el equipo de Los Espartanos, quienes lograron bajar significativamente la reiterancia y la conflictividad intramuros mediante la práctica deportiva.

    “Verlos a ustedes acá, ver cómo empiezan a incorporar los valores de este deporte: cómo se respetan, cómo se entrenan, como se superan día a día. Eso creo que es muy importante, que es el sendero por el que tienen que seguir, y lo más lindo de la vida es que siempre hay segundas oportunidades muchachos. Vale el perdón, vale disculparse, vale volver a arrancar. Los felicito a todos y ojalá nos veamos pronto”, expresó Isgró.

    Para el final del encuentro, el capitán de Los Caciques expuso unas palabras e hizo entrega de presentes, en muestra de agradecimiento y apoyo de todas las familias de cada uno de los jugadores que apuestan diariamente a este proyecto.

    En Mendoza, los integrantes de este equipo son personas privadas de libertad alojadas en un mismo módulo. Allí se apuesta a la buena convivencia, la cooperación y el acompañamiento espiritual para favorecer el proceso de resocialización.