Sabado 13.07.2024
Actualizado hace 10min.
TEMAS

    30 de marzo: Día Mundial del Trastorno Bipolar

    Es una enfermedad mental que afecta a los mecanismos que regulan el estado de ánimo. Oscilan entre episodios de depresión y de euforia o exaltación, por eso es crucial buscar la evaluación de un profesional especializado en salud mental para un tratamiento adecuado y oportuno.  

    COMPARTÍ ESTA NOTA

     

    El trastorno bipolar es considerado una enfermedad debido a sus causas multifactoriales, que involucran la interacción entre factores genéticos y biológicos con aspectos psicológicos, sociales y ambientales, que pueden desencadenar la predisposición genética de base. Se caracteriza por cambios en el estado de ánimo, que oscilan entre episodios de depresión y de euforia o exaltación.

    Durante los episodios depresivos del trastorno bipolar, la persona experimenta una disminución en la energía y la capacidad de disfrute, trastornos del sueño como insomnio o hipersomnia, cambios en el apetito, sentimientos de culpa, autorreproche, angustia e incluso ideación suicida.

    Por otro lado, en la fase de exaltación o manía, se observa un aumento de la energía vital, mayor confianza en sí mismo, incremento de la actividad, disminución de la necesidad de dormir, pensamiento acelerado y habla rápida. Esto puede llevar a comportamientos impulsivos y de riesgo que afectan diversas áreas de la vida del individuo, como las relaciones interpersonales y la gestión de recursos económicos.

    Es importante tener en cuenta que el trastorno bipolar suele manifestarse entre los 15 y 20 años, con episodios depresivos como inicio frecuente. Ante señales de alarma, especialmente en adolescentes, es fundamental no subestimar los síntomas y buscar ayuda profesional adecuada.

    Cuando se observan signos de exaltación o depresión que afectan el funcionamiento y las relaciones interpersonales de alguien cercano, es crucial buscar la evaluación de un profesional especializado en salud mental para un tratamiento adecuado y oportuno.

    El tratamiento del trastorno bipolar es interdisciplinario e incluye opciones farmacológicas específicas, así como terapia psicológica y otras intervenciones según las necesidades individuales. Es esencial comprender que este trastorno tiene bases químicas, biológicas y metabólicas que requieren un enfoque terapéutico específico.

    • Alumnos Secundaria

    • Alumnos Secundaria