Jueves 30.05.2024
Actualizado hace 10min.
TEMAS

    Se inauguró el primer lodge de la Alta Montaña mendocina

    Como parte del desarrollo de la zona de Alta Montaña, el viernes pasado quedó inaugurado Estancia San Alberto Lodge, un emprendimiento de capitales mendocinos que sorprende por su belleza y calidad de servicios.

    COMPARTÍ ESTA NOTA

     

    Con la presencia de autoridades provinciales y municipales, empresarios, referentes de la enología y el turismo, amigos y familiares, el 10 de mayo quedó habilitado Estancia San Alberto Lodge de montaña, de Amalia Koch y Francisco Castro, empresarios mendocinos convencidos de la importancia del desarrollo de esta impactante zona de la provincia.

    Esta familia local eligió, hace poco más de 17 años, a Uspallata como “el lugar donde compartir el tiempo libre con nuestra familia y amigos. Si bien nuestra actividad económica se centra en la ciudad de Mendoza, nuestro tiempo de disfrute y descanso lo compartimos en familia en Uspallata”.

    La presidenta del Ente Mendoza Turismo, Gabriela Testa, estuvo presente en la inauguración y destacó la importancia de este tipo de desarrollos. “Se trata de una propuesta integral, que suma al alojamiento la gastronomía, el enoturismo, en la montaña, que viene de la mano de capitales mendocinos. Este emprendimiento se suma a otros del sector privado, mejorando la calidad de servicios que tanto se reclaman en la Alta Montaña”.

    “Este alojamiento se suma a la propuesta de turismo de alta gama de Mendoza, que nos tiene posicionados como uno de los destinos más importantes del interior del país y que es muy importante para la economía local, porque genera gran cantidad de empleos en la zona donde se instalan, como en este caso para el sector de Uspallata”, agregó la funcionaria.

    Una familia, un sueño

    Conocedores de la zona, hace algunos años, Amalia Koch y Francisco Castro adquirieron una finca sobre la Ruta 149, a unos pocos kilómetros del centro de la Villa de Uspallata. Esto los llevó a “concretar el sueño de construir un hotel de montaña, sin precedentes en esta zona, que estuviera a la altura de la demanda nacional e internacional, que nuestra provincia convoca, pero que fuera un nuevo destino, con un servicio de excelencia y una cocina distinguida”, detallan los responsables del lodge.

    Cerca del final de la obra, Koch y Castro deciden convocar a un equipo de asesores, profesionales de los distintos rubros en hotelería y turismo, y comenzar a moldear un diseño de servicio, cumpliendo con protocolos, basado en los estándares, diseñado acorde a su identidad y exigencias.

    La propuesta gastronómica de este lodge de montaña es brindar una experiencia de cocina contemporánea, de raíces argentinas. Los platos se elaboran con los mejores productos del mercado, “la dedicación amorosa en la manufactura y el valor agregado de nuestra huerta de estación”, detallan los responsables.

    “Nuestra cocina se expresa a través de la comida mendocina en particular y argentina en general, recuperando nuestras raíces identitarias, con recetas típicas de la región y métodos de cocción tradicionales y modernos”, agregan.

    La llegada de Maru Botana como asesora a este proyecto pone un broche de oro a la cocina de San Alberto, que suma una variedad de postres y dulces que enriquecen su propuesta.

    En paralelo, para complementar este proyecto, junto a un conocido equipo de enólogos y agrónomos, se sembró en la finca un viñedo orgánico en Gobelet, donde se desarrollan cepas de malbec, pinot noir, chardonnay, sauvignon blanc y cabernet franc, entre otros.

    “Hacer posible lo imposible es nuestro norte. Apostando a la tecnología, a los mejores especialistas en la materia, a un terroir inigualable y a prácticas antiguas de cultivo. Así es como logramos florecer en medio del desierto, a más de 2.100 metros de altura, dando vida al primer viñedo de Uspallata”, enfatizan los responsables.

    Emprendimiento sustentable

    Conscientes de la importancia del uso responsable e inteligente del agua, en San Alberto Lodge de Montaña se ha diseñado un sistema de riego presurizado, para que cada planta reciba la vitalidad necesaria, sin desaprovechar una gota de agua en el proceso.

    A partir de esta materia prima, su busca lograr hacer vinos únicos, por su procedencia y manejo.

    “La evolución hacia ser sustentables y ecológicos tiene un papel fundamental en nuestro proyecto”, detallan los empresarios. Este lodge cuenta con colectores solares, para calefacción y agua caliente, paneles solares para electricidad; recolección y almacenaje de agua de lluvia; tratado ecológico de afluentes y posterior reutilización del agua, separación y compostaje de residuos para su uso en la nutrición del viñedo y desarrollo de huerta de estación, para trabajar con productos kilómetro cero.

    Finalmente, sintetizan: “Priorizamos apostar a círculos virtuosos con la sociedad como gesto vital de cualquier proyecto situado en la actualidad, para abastecernos de los productores locales, así como conformar nuestro equipo de trabajo con personas de la zona, a quienes capacitaremos en las destrezas del servicio de hostelería. Para generar, de este modo, puestos de trabajo calificado, en permanente formación”.