Viernes 14.06.2024
Actualizado hace 10min.
TEMAS

    “Historias invisibles”: una película atrapante que encontró una alternativa de financiamiento en el programa Mendoza Activa

    Filmada íntegramente en la provincia, la historia se inspiró en hechos reales. Secuestro, impunidad y trata de personas son las bases de un filme inquietante que se estrenará el jueves 6 en todas las salas del país.

    COMPARTÍ ESTA NOTA

     

    El Gobierno de Mendoza, a través del Programa de Fomento a la Inversión privada Mendoza Activa, aportó al financiamiento de la posproducción de Historias invisibles, un filme atrapante rodado íntegramente en la provincia que se estrenará el 6 de junio en todas las salas del país.

    Basada en hechos reales, la historia cuenta la asfixiante vivencia de un secuestro, la impunidad de la trata de personas y una madre indomable en su búsqueda. Historias invisibles cuenta con el protagónico de la joven actriz Antonella Ferrari, reconocida por su papel en El marginal. Además, tiene la participación de la consagrada Eleonora Wexler.

    Dirigida por Guillermo Navarro y con la producción ejecutiva de la mendocina Sofía Toro Pollicino, la película tiene un destacado elenco nacional y consagrados actores locales, entre los que se destaca la querida y reconocida actriz Pinty Saba.

    “Cuando estés acá al lado decile al comisario que tengo 16 años y me obligan a trabajar, que seguro que viene corriendo”, le dice Cecilia a un “cliente” del burdel donde la tienen secuestrada contra su voluntad en el Sur del país.

    El diálogo es un spoiler necesario para graficar el compromiso del filme que narra la situación de la trata de jóvenes a quienes se las obliga a prostituirse. Río Films es quien presenta esta película, que cuenta con la producción de la mendocina Sofía Toro y que está rodada completamente en locaciones de la provincia de Mendoza.

    El argumento se centra en la fortaleza de las mujeres ante terribles adversidades que las violentan. También, la connivencia cómplice de quienes deben velar por la justicia y quienes la violan, conociendo cómo asegurar la protección de un negocio horroroso y millonario.

    Historias invisibles se convierte en una historia visible y expuesta a la mirada popular, no solo por el guion y dirección, sino por actuaciones sobresalientes. Al protagónico de la joven actriz sanjuanina Antonella Ferrari se sumó el sello actoral de Eleonora Wexler, en el rol de una madre imparable en la búsqueda de su hija secuestrada.

    También, Vanesa González como la compañera del burdel de Cecilia, y la impronta del talento local, con la consagrada Pinty Saba y el gran actor y productor Willy Olarte, quienes toman papeles que enlazan la historia. Entre los mendocinos, se destaca además el actor Santiago Raca, uno de los protagonistas del show internacional Fuerza Bruta.

    “La inspiración para esta película nació al leer varios casos de trata de personas que se publicaron en la prensa. La frecuencia con que sucedían y los horrores que se relataban me llevaron a ponerme en el lugar de las víctimas y tratar de dimensionar el dolor y la angustia que experimentaban. Tener en ese momento una hija adolescente me llevó a imaginar qué haría yo si mi hija desapareciera de un día para el otro y tuviera que salir a buscarla sin la ayuda de la policía, ni del sistema judicial, ni de los políticos, que por el contrario parecían ser cómplices de las mafias proxenetas”, resaltó Guillermo Navarro, director de Historias invisibles.

    “Escribí el guion cuando no estaba en Argentina, con la información que reflejaba la prensa. Lo envié a una competencia de Cine Latino en Hollywood, California, y ganó el premio de mejor guion de largometraje: Latino Screenplay Competition. Este premio me decidió a realizar la película y me contacté con Sofía Toro Pollicino, quien, al leer el guion, tuvo una identificación inmediata con la historia y juntos iniciamos el largo camino de llevarla a la pantalla”, agregó Navarro.

    En este sentido, cerró: “En el proceso me contacté con víctimas y especialistas en el tema y le agregamos a cada personaje detalles de múltiples historias con la intención de que no se base en un solo caso en particular, sino que de alguna manera representa a los miles de padres y madres que tienen que enfrentar esta situación a diario. El filme intenta ser de alguna manera la historia de todos, incluidos nosotros, los que no tenemos nada que ver y, sin embargo, como sociedad, toleramos que esto ocurra todos los días a la vuelta de la esquina”.

    Mendoza, gran set

    Si bien en Historias invisibles la mirada absoluta se la lleva la propia historia y su contundencia, las locaciones en su totalidad son en la provincia de Mendoza, sets utilizados para reflejar los distintos momentos que cuenta el filme. Lugares de los departamentos de San Martín, Junín, Luján, Ciudad, Las Heras, Maipú fueron parte del rodaje. En especial, al tener un destaque los edificios e interiores que reflejan ser whiskerías, se contó con distintos espacios usados para la recreación nocturna en la provincia.

    Si bien la película contó con el apoyo del Instituto Nacional del Cine (INCAA), la principal inversión llegó desde el exterior, especialmente Estados Unidos, ya que el director del filme, si bien es argentino, vive allí. Una financiación que fue posible porque no solo se confió y gustó el proyecto, sino, como dice Sofía Toro, productora de la película, “porque Mendoza tiene ya un prestigio ganado en la calidad de los profesionales dedicados al rubro aquí, por la capacidad instalada en la provincia y aunque en esta ocasión no se utilizaron programas de financiamiento oficiales, son absolutamente necesarios y promotores de la cultura”.

    En el caso del director, continuaba Sofía, “quedó encantado con el talento del rubro en Mendoza y con la belleza geográfica”. El filme, si bien tuvo que soportar las distintas dificultades que presentó la pandemia, pudo continuar su curso luego y ser concluido, para ahora, finalmente, poder presentarla al público.

    Sinopsis

    Inspirada en hechos reales, Historias invisibles narra la historia de dos chicas secuestradas por una organización de trata de personas. Cecilia (16 años) viene de una familia pobre de Catamarca y es captada por un novio mucho más grande que ella. Jorge, su padre, ante la no colaboración de la Policía, pierde toda esperanza de encontrarla hasta que recibe un llamado de su hija y decide emprender un viaje de 2.000 km para rescatarla. Paula (18 años) es una chica de clase media de Mendoza que es secuestrada violentamente y su madre, ante la no ayuda de las autoridades, decide recorrer burdeles buscándola, aunque tenga que enfrentarse a todo y a todos.